MENU

by • 13 septiembre, 2017 • BlogComments (0)192

Tus cajas, mis cajas, nuestras cajas

Gabriel Gamar

Un día yo te di una caja llena con todos mis tesoros,
tú en cambio me regalaste una caja de música
y después le siguieron cajas y más cajas,
de sueños, de canciones, de poemas.

En mi vida ha habido cajas de reflejos,
de curvas sensuales y mágicas
llenas de miedo y de misterio;
pero también tuve cajas repletas de amor
y de dulces momentos llenos de pasión.

Recibí cajas llenas de pecados,
de espera, de paz y de paciencia,
cajas de errores y decepciones;
cajas llenas de sombras, de brillos y luces,
cajas de celos, de lágrimas y sangre,
cajas llenas de vino, de arte y de sonrisas;
en fin, cajas de todo y para todo.

Siempre he tenido toda clase de cajas,
de dolorosas tapas y herrajes roídos
cajas llenas de llaves,
cajas cerradas, cajas abiertas,
cajas transparentes con esquinas cortantes
cajas de obscuros rincones impregnadas de besos
y de sentimientos desconocidos para mí.

Un día nos llegó una caja llena de lluvia
¿Te acuerdas? Era una caja cubierta de prismas;
sacamos nuestra caja llena de sol
e hicimos un enorme arcoiris,
que guardamos con todo
en nuestra vieja caja de recuerdos.

Tú me diste cajas con mil cajones llenos de silencio,
de lluvia, de sol, de perfume y de incienso,
de flores, de nombres;
me diste cajas con cosas absurdas,
cajas de calendarios,
cajas de dolor y de nostalgia;
cajas buenas, cajas malas,
en fin, fueron tantas esas cajas…

Pero te pido perdón
por haberte dado cajas con marcos vacíos;
perdón por no haberte dado cajas con llantos de niños,
ni tampoco cajas con calor de hogar y de ternura.

Yo traté de darte otras cajas,
que no eran las que más necesitabas;
pero al fin y al cabo tenían que ser cajas,
porque todo lo nuestro siempre lo guardamos.

Hoy han salido revoloteando todas nuestras cajas,
que estrellándose con violencia en mi cabeza
se han alejado de mí volando por el cielo,
dejándome aquí sola y sin consuelo.

¿Dónde habrán quedado todas esas cajas?
eso ¡qué importa ya! si hoy sólo quiero una;
es la caja transparente de la vida
¡préstamela por favor sólo un instante!
y yo te daré a cambio la caja eterna del amor…

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *