MENU

by • 13 agosto, 2018 • BlogComments (0)88

Odio

Gabriel Gamar

El odio se apoderó de mi sin darme cuenta
Sólo sentí algo extraño por el cuerpo
Que el alma me recorría completa
Cambiando uno a uno mis afectos.

Me acuesto revolcándome en rencores
Y me cuesta horas deshacerme del insomnio
Que se apodera de mis dudas y temores
Hasta que el sueño vence por fin mi hambre de odio.

Me levanto pensando mil maneras
De asesinar al asesino de mi vida
A aquél que me engañó con su mentira
Y dejarlo para siempre bajo tierra.

El odio es como una enfermedad sin cura
Que contagia cada parte de los sueños
Es epidemia de males sin consuelo
Que te acercan más y más a la locura.

Me muevo por las calles en escombros
Buscando libertad para mis voces
Que se pierdan en el viento tan feroces
Sin llegar a provocar ningún asombro.

Odiar parece un acto de pecado
Que no debiera cometer la gente
Pero es más pecado ser indiferente
Ante la cruel injusticia del humano.

Cómo poder sentir amor sin sentir odio
Si el amor no es otra cosa que odio puro
Porque mientras más odio me siento más seguro
De defender lo que amo con encomio.

Sigo caminando en los escombros
De una ciudad ya destruida
Buscando en cada calle una salida
para escapar de esta terrible hambre de odio.

Te odio con un odio viejo y nuevo
Y no descansaré hasta no vengarme
Del daño que me hiciste cual cobarde
Aunque al matar pierda mi derecho al cielo.

¿Que a quién odio? Eso no importa
lo que importa es que odio con toda el alma
y que en cualquier momento he de perder la calma
y me despojaré de todo lo que hoy me estorba.

El odio se apoderó de mi sin darme cuenta Sólo sentí algo extraño por el cuerpo Que el alma me recorría completa Cambiando uno a uno mis afectos. Clic para tuitear

 


Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación , por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor. Toda forma de utilización no autorizada será perseguida con lo establecido en la ley federal del derecho de autor. ©

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *