MENU

by • 31 mayo, 2017 • ProsasComments (0)131

La Taza de Café

Gabriel Gamar

Me sumerjo inexplicablemente en mi taza de café.
El humo brota como neblina invernal y da paso a mi cuerpo intruso.
Inhalo su aroma hechizante.
El líquido oscuro se empieza a entibiar al tiempo que se derrama.
Ya no siento su calor hirviente en mi piel.
Sólo me satisfacen los pequeños sorbos que le doy para no ahogarme.

Poco a poco la taza va quedando vacía
y hasta ese momento aún estoy a salvo de morir ahogado.
 
Finalmente me he bebido el café hasta la última gota.
El café está dentro de mí, yo adentro de la taza
y no sé qué hacer para lograr salir del fondo…

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *